MENU

AMAIA LARREA

"Cuando pinto, las horas parecen minutos y sólo me detengo porque haya algo que debe hacerse. Si por mi fuera, pintaría a todas horas."

Nacida en San Sebastián en 1965, Amaia Larrea ha puesto en práctica siempre su creatividad, y su crecimiento artístico ha estado muy unido al nacimiento y posterior desarrollo de sus hijos. Es junto a ellos cuando ha dispuesto de la posibilidad de descubrir su gran potencial artístico. Sus conocimientos los ha adquirido de forma autodidacta, de la mano de maestros artesanos, y a través de talleres monográficos. Su intuición, también le ha servido para los momentos de incertidumbre.

Su explosividad artística la ha canalizado a través de la pintura y de sus capazos, y su curiosidad le ha llevado al sur a aprender y a trabajar con cesteros artesanos. Sin temor a equivocarnos podemos afirmar que estamos ante la única cestera de palmito de Guipúzcoa, un gran conocimiento que atesora y que desea compartir con la gente.

Uno de sus deseos en la vida es crear y trabajar con las manos para poder expresar y transmitir sus emociones.

Le gustaría que Zurjole se convirtiese en un espacio donde cada persona que llegue pudiera desarrollar su arte, sus inquietudes; un lugar donde compartir conocimientos y experiencias.

DANIEL LIZARRALDE MARI MAR RODRIGUEZ
amaia larrea

AMAIA LARREA

"Cuando pinto, las horas parecen minutos y sólo me detengo porque haya algo que debe hacerse. Si por mi fuera, pintaría a todas horas."

Nacida en San Sebastián en 1965, Amaia Larrea ha puesto en práctica siempre su creatividad, y su crecimiento artístico ha estado muy unido al nacimiento y posterior desarrollo de sus hijos. Es junto a ellos cuando ha dispuesto de la posibilidad de descubrir su gran potencial artístico. Sus conocimientos los ha adquirido de forma autodidacta, de la mano de maestros artesanos, y a través de talleres monográficos. Su intuición, también le ha servido para los momentos de incertidumbre.

Su explosividad artística la ha canalizado a través de la pintura y de sus capazos, y su curiosidad le ha llevado al sur a aprender y a trabajar con cesteros artesanos. Sin temor a equivocarnos podemos afirmar que estamos ante la única cestera de palmito de Guipúzcoa, un gran conocimiento que atesora y que desea compartir con la gente.

Uno de sus deseos en la vida es crear y trabajar con las manos para poder expresar y transmitir sus emociones.

Le gustaría que Zurjole se convirtiese en un espacio donde cada persona que llegue pudiera desarrollar su arte, sus inquietudes; un lugar donde compartir conocimientos y experiencias.

DANIEL LIZARRALDE MARI MAR RODRIGUEZ